Cómo influye el haber tenido infección previa de COVID-19 en la respuesta inmunitaria a la vacuna of BNT162b2 (Pfizer -BionTech).

Las vacunas desarrolladas contra la enfermedad de COVID-19 han proporcionado grandes beneficios para la salud pública al proteger a la población mundial del mortal virus SARS-CoV-2. La mayoría de los países han priorizado la distribución de vacunas a los subgrupos más susceptibles de la población. Sin embargo, dada la escasez de suministros de vacunas, se requiere urgentemente una priorización de vacunas más precisa para lograr los mayores beneficios de atención médica. Los protocolos de administración de vacunas actuales se basan en resultados de ensayos clínicos de personas sin infección previa por COVID-19. Sin embargo, las recomendaciones incluyen a individuos recuperados de COVID-19 como candidatos para la vacunación, a pesar de la baja tasa de reinfección en estos individuos que se muestra en los estudios de cohortes.

En nuestro estudio, comparamos las respuestas de anticuerpos a las dos dosis de la vacuna COVID-19 de ARNm de BNT162b2 entre trabajadores del Hospital con infección por SARS-CoV-2 antes de la vacunación y trabajadores hospitalarios sin infección previa.

Diseño del trabajo

Participaron en el estudio un total de 63 trabajadores del Hospital. Entre ellos, 33 estaban previamente infectados con SARSCoV2, y 30 sin infección previa. Entre los participantes previamente infectados, 22 fueron levemente sintomáticos, 6 tenían neumonía y 5 eran asintomáticos. Todos los participantes del estudio recibieron dos dosis de vacuna contra COVID-19 basada ARNm desarrollada por Pfizer / BioNTech. Los participantes previamente infectados recibieron la primera dosis de la vacuna aproximadamente 10 meses después de COVID19 diagnóstico. Las muestras de sangre recolectadas de los participantes se analizaron para detectar inmunoglobulinas G que reconocían específicamente el dominio de unión al receptor de la espícula de la “corona” del virus. Los niveles se midieron en 7 puntos temporales: basales, antes de la vacunación; a los 7, 14 y 21 días después de la primera dosis; y a los 7, 14 y 21 días después de la segunda dosis.

infección previa

Hallazgos importantes

Encontramos que diez meses después de la recuperación del COVID-19, los trabajadores sanitarios pre-infectados mostraron una respuesta de anticuerpos temprana e intensa a la primera dosis de la vacuna. Esto fue así incluso para aquellos individuos recuperados de COVID-19 que dieron negativo para anticuerpos anti-SARS-CoV-2 antes de la vacunación. Una segunda dosis no mejoró la respuesta de anticuerpos en los individuos recuperados de COVID-19. Por el contrario, los trabajadores sanitarios sin infección previa necesitaron la segunda dosis para alcanzar sus niveles máximos de anticuerpos anti-SARS-CoV-2, pero sus niveles aún eran más bajos que los niveles máximos de los trabajadores sanitarios que tuvieron la infección anteriormente a la vacunación. Además, los niveles de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 dos meses después del final del protocolo de vacunación permanecieron más altos en los trabajadores sanitarios pre-infectados que en los trabajadores sanitarios sin infección previa.

Conclusiones

Nuestro estudio confirma los datos previos con respecto a la respuesta de anticuerpos de los individuos recuperados de COVID-19 después de la vacunación y proporciona evidencia nueva y más sólida que sugiere que la memoria inmunológica persiste durante mucho tiempo en la población recuperada de COVID-19. Por lo tanto, recomendamos un cambio en la política de vacunación: la vacunación de los individuos recuperados con COVID-19 puede posponerse hasta que se complete la inmunización del resto de la población. Esto sería especialmente aconsejable en países con menor disponibilidad de vacunas y altos porcentajes de individuos recuperados de la infección.

Trabajo en proceso

En el momento presente, el estudio continúa recogiendo muestras de sangre de los participantes a intervalos regulares para hacer un seguimiento a más largo plazo, al menos un año tras la vacunación. Con ello pretendemos hacer un seguimiento para establecer durante cuánto tiempo los niveles de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 permanecen elevados en el suero, y por tanto, hasta cuándo podemos presumir que existe una protección efectiva contra el virus.

Autores: Jesús Ontañón y Carlos de Cabo de la Vega.
Trabajo realizado en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete.